top of page
banner_mi_lider_soy_yo_3920x600.gif
  • Foto del escritorAarón Rosette

7 pecados capitales de páginas de colegios en LinkedIn

Actualizado: 31 may 2023

7 errores que impiden el crecimiento de la página de tu colegio en LinkedIn.

Silueta con hoddie y alas de neón

Los 7 pecados capitales que cometen las páginas de colegios en LinkedIn


1. Soberbia (creer que tienes la receta del éxito)


Estoy seguro de que si este post se titulase “10 pasos infalibles para triunfar en LinkedIn” tendría más visitas, pero pecaría de soberbio y estaría mintiéndote. En realidad, es imposible que exista una receta para el éxito.


Hay muchísimos sitios en internet que afirman que publicando a tal día y a tal hora serás más visto y tendrás más interacciones. No creas en falsos mesías. El mejor día y horario dependerá de las características de tu audiencia y sus hábitos de consumo en LinkedIn.


Si quieres encontrar tu fórmula personal para el éxito, tendrás que ser humilde y dejar que sea tu propia audiencia la que te marque el camino a seguir. ¿Cómo hacerlo? Experimentando con tus publicaciones. No hay más.


Este proceso de experimentación debe ser permanente. Recuerda que los hábitos de tus seguidores se modifican con el tiempo y tienes que estar actualizado si quieres seguir en sus preferencias. Las instituciones soberbias que creen saberlo todo, están más cerca de la caída que de la gloria.


2. Avaricia (no hacer networking)


Los colegios que deciden compartir su alcance en LinkedIn con otros serán mejor valorados por su propia comunidad.


¿Alguna vez has compartido, reaccionado o comentado la publicación de otro centro educativo? Pues deberías empezar a hacerlo con mayor frecuencia.


Se suele creer que hacer networking es algo exclusivo para los perfiles personales en LinkedIn. ¡Para nada! Las páginas de instituciones escolares también deben construir una red de alianzas y colaboraciones.


No seas avaro y participa y apoya las publicaciones de otras instituciones. Verás que como recompensa mejorarás tu visibilidad y alcance. Además de que tu reputación se irá al cielo.


Dedica al menos 2 días al mes para compartir publicaciones de otros en tu propia página. Te proyectarás como una organización solidaria, empática y dispuesta a trabajar de manera colaborativa con otras.


serpiente color magenta sobre fondo negro
Apoya a otras páginas de empresa y haz networking

3. Lujuria (deseo incontrolable por triunfar)


La lujuria se define como el deseo exacerbado por cosas que estimulan tus sentidos, como vencer a tus competidores en LinkedIn. Tenemos que aprender a controlar esos impulsos, porque la trascendencia en esta red social no se alcanza de la noche a la mañana, requiere de mucha tenacidad y resistencia.


La urgencia es uno de los errores más comunes que he podido observar. Por ejemplo, te llega una solicitud de contacto, la aceptas e inmediatamente recibes un mensaje InMail ofreciéndote servicios. ¡Grave error! Las redes sociales son principalmente para crear relaciones.


Si realmente quieres vender, tienes que ser paciente. Lo primero que debes hacer es construir una relación con tu contacto y ganarte su confianza publicando contenido de valor que le haga darse cuenta de que eres bueno en lo que haces.


No te dejes llevar por el deseo de vender en el primer contacto, te hará ver desesperado y generarás desconfianza. Lo mismo aplica a las páginas de empresas, como los colegios que van con la bandera de “inscríbete” por delante.


Procura que únicamente el 10% de tus publicaciones mensuales tengan objetivo de venta


4. Ira (no saber manejar una crisis)


Todas las páginas de escuelas que tienen presencia en redes sociales están expuestas a recibir críticas o comentarios negativos de los usuarios. Aunque esto suele ocurrir poco en LinkedIn (en comparación con otras plataformas más iracundas), la posibilidad es latente y debes estar preparado.


Contar con un protocolo para manejo de crisis en redes sociales te ayudará a guiar las acciones del personal responsable de tu página en caso de que un infierno se desate un día de estos (cosa que espero nunca te suceda).


Las empresas que no se preparan con antelación, suelen responder de manera impulsiva y corren el riesgo de dar una respuesta indebida o, peor aún, no actuar a tiempo y permitir que la crisis se salga de control y llegue a medios de comunicación.


Jamás permitas que la ira se apodere de ti. Antes de responder a cualquier contingencia, debes tener la cabeza fría y evaluar la situación desde todos los ángulos posibles.


Tampoco borres comentarios, porque eso solo encenderá más el fuego iracundo de quien desea que su queja sea escuchada.


Si quieres saber cómo crear un protocolo de crisis para redes sociales, entonces deberías leer el post que publicamos sobre el tema. Te dejamos el enlace aquí abajo:


5. Gula (publicar en exceso)


Calma esa hambre voraz de publicar sin control. Creer que mientras más contenidos hagas lograrás mayor visibilidad, es una idea errónea que provocará el efecto contrario.


Publicar varias veces al día le dirá al algoritmo de LinkedIn que quizá tus publicaciones no han sido debidamente elaboradas y, por ende, no cumplen con la calidad requerida o no aportan el suficiente valor a tus seguidores.


Es mejor que hagas una sola publicación al día y que esta sea de impacto. Preocupándote de cuidar tu ortografía al escribir; pulir el diseño de tus creatividades; y ofrecer información certera, veraz y útil para quien te lee.


Publicar de manera compulsiva te hará descuidar la calidad de tus posteos y terminarás abrumando a quienes siguen tu página, lo que te llevará a perder seguidores.


craneo sobre fondo negro
Publicar demasiado matará tu visibilidad en LinkedIn

6. Envidia (de lo que hace la competencia)


No es malo hacer benchmarking y compararse. De hecho, LinkedIn te permite seleccionar hasta 10 competidores para contrastar métricas generales.


Mirar lo que hacen otros, puede servirte de inspiración para encontrar nuevos temas o ideas creativas. Eso sí, sin copiarles de manera descarada porque las personas se dan cuenta de ello.


Sin embargo, debes evitar caer en el pecado de la envidia y obsesionarte con la competencia al punto de vivir día y noche tratando de emular todo lo que hacen.


Las colegios que siempre están copiando contenidos se proyectan como carentes de creatividad. Además, la gente no es tonta, se da cuenta de inmediato qué empresa son creativas y cuáles se dedican a ir detrás de otras.


En vez de imitar, ocúpate por hacer publicaciones creativas que te distingan. Publica para tu audiencia, no para tus colegas.


7. Pereza (de no llevar un calendario editorial)


Sacude esa flojera, abre una hoja de cálculo y comienza a llenar tu calendario editorial. Recuerda que lo que no se mide no se mejora. Así que es fundamental registrar todas las métricas de tus publicaciones en LinkedIn.


La importancia de un calendario editorial es que te ayuda a planificar el trabajo y te obliga a publicar siguiendo un objetivo claro, algo que, por pereza, muchas páginas no realizan.


El calendario editorial es un archivo de Excel o una hoja de cálculo de Google en la cual debemos registrar todos los datos de cada publicación que hagamos, así como los resultados que obtengan.


Al trimestre, semestre y de forma anual, deberás hacer un análisis de tus resultados para reorientar tu estrategia de contenidos y plantearte nuevos objetivos de crecimiento.


Recuerda que no se trata únicamente de obtener seguidores, sino de lograr que tu comunidad participe de tus publicaciones. No te desesperes si el avance es lento, lo importante es que seas constante y no decaiga el ánimo.


Te dejo esta plantilla de calendario editorial para LinkedIn, espero que te sirva de base para hacer crecer la página de tu centro educativo y te aleje de todos los pecados capitales.

Plantilla LinkedIn 2023
.xlsx
Descargar XLSX • 11KB


40 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Recibe notificaciones cada vez que publiquemos 

¡Muchas gracias por suscribirte!

bottom of page