• Aarón Rosette

Objetivos a corto, mediano y largo plazo

¿Cómo tomar decisiones que consoliden el futuro de tu centro educativo?

Un flecha dentro de un círculo señala hacia la derecha

Crear nuestra lista de objetivos no es una tarea fácil. Es usual tener dudas sobre la pertinencia y relevancia de cada uno de ellos. Sin embargo, si nuestro colegio cuenta con una cultura de información y datos, tendremos mayor seguridad a la hora de definir nuestras metas y tareas.


Otra duda frecuente en esta labor es cuestionarse sobre cómo nuestros objetivos a corto plazo pueden afectar o influir sobre las metas que nos hemos propuesto alcanzar en el mediano y largo plazo.


Es normal que en la gestión de cualquier colegio sucedan contratiempos todos los días que modifican la planeación. Es recomendable que los directivos de los centros mantengan cierta apertura en la ejecución de sus objetivos a fin de contemplar posibles situaciones que escapen a su control.


Gestionar un colegio implica una constate toma de decisiones que nos obliga a evaluar lo urgente y priorizar entre el corto, el mediano y el largo plazo para la correcta administración de los recursos.


El capital humano y financiero de cualquier escuela es limitado, por lo que dirigir un colegio es una tarea difícil y de gran responsabilidad.


Los directivos deben tener la mente despegada para solucionar problemas en el corto plazo, tomar acciones directas sobre el mediano plazo y no perder de vista las metas en el largo plazo.


Metodología de los tres horizontes de Bill Sharpe


Según Bill Sharpe, el marco de acciones de una organización puede representarse como 3 horizontes que marcan las relaciones entre el presente y el futuro, y describen un patrón de cambio a lo largo del tiempo (Moreno, s. f.).

La mayor aportación de Sharpe es invitar a las empresas a no ver el porvenir como algo abstracto e intangible, sino traerlo al presente y tomar acciones para construirlo.


Mano sosteniendo una bola de cristal de frente al mar
El futuro de un colegio debe trabajarse todos los días

Primer horizonte: corto plazo


Sharpe considera al corto plazo como el primer horizonte, al mediano plazo como el segundo y al largo plazo como el tercero (Moreno, s. f.).

Para el autor, el primer horizonte son las iniciativas que realizamos para potenciar el éxito en el presente, es decir los objetivos y las estrategias que implementamos para mantener funcionando nuestro centro educativo.


En este horizonte nos enfocamos en seguir generando ingresos, resolver problemáticas del día a día y optimizar la eficiencia de nuestros procesos (Cardenal, 2018).

En el horizonte del corto plazo realizamos mejoras en el colegio para mantener satisfechos a nuestros alumnos y sus familias, y así seguir alcanzando nuestras metas operativas y crecer en innovación.


De acuerdo con la metodología de Sharpe, debemos dedicar el 70% del tiempo y los recursos del colegio al primer horizonte (Moreno, s. f.).

Segundo horizonte: mediano plazo


Luego aparece el segundo horizonte, el del mediano plazo. Este funciona como un puente entre el presente y el futuro.


Sharpe define a este horizonte como «actividades transformadoras» que rompen con las limitaciones del primer horizonte y anticipan las posibilidades del tercero (Moreno, s. f.).

En el horizonte del mediano plazo tu colegio comienza a transformarse implementando innovaciones en el servicio educativo que lo van distinguiendo de otros centros.


Según el autor, este horizonte requiere el 20% de nuestro tiempo y recursos (Moreno, s. f.).

Tercer horizonte: largo plazo


Finalmente, en el tercer horizonte tenemos el largo plazo, cuyas actividades se centran totalmente en el futuro.


Sharpe señala que estas actividades requieren el 10% de los esfuerzos y recursos de tu equipo y su objetivo es crear modelos comerciales realmente nuevos (Moreno, s. f.).

El tercer horizonte se basa en identificar hacia dónde se dirige el sector educativo y tomar acciones para innovar en nuestro colegio y así garantizarle un lugar en dicho futuro.


Poste con 4 flechas enmedio de un atardecer
Son tres horizontes: corto, mediano y largo plazo

Sin importar lo que suceda, especialmente en el primer horizonte, es importante mantener la distribución de recursos siguiendo la fórmula del 70, 20 y 10 para garantizar un crecimiento sostenible a largo plazo.


Los colegios que se confían suelen pensar que, porque hoy son instituciones consolidadas, las cosas permanecerán igual en el futuro. Suponer esto es un error. Lo que te trajo hasta dónde estás hoy, no te llevará a donde quieres ir mañana.


La metodología de los tres horizontes de Bill Sharpe te ayudará a asignar recursos de forma inteligente y conceptualizar las prioridades de tu escuela.


Siempre tendrás que tomar decisiones difíciles, por lo que necesitas de una estrategia para mantener una correcta dirección hacia el futuro.


En un colegio, es fácil enfocarse demasiado en el corto plazo, lo que nos impide prepararnos para lo que viene. Por otra parte, pensar demasiado en el largo plazo nos lleva a la inacción en el presente. Y no tomar acciones para el mediano plazo evitará que avancemos hacia el estado ideal que deseamos alcanzar.


Los colegios que logren un equilibrio entre los tres horizontes de tiempo tendrán mayores posibilidades de permanecer en el sector educativo en años venideros.



Referencias


Cardenal, Andrés (2018) Diferencias entre invertir en corto, mediano y largo plazo. Sala de Inversión. Sitio web: https://www.saladeinversion.com/articulos/diferencias-entre-invertir-a-corto-mediano-y-largo-plazo/


Moreno, Emmanuel (s. f.) Tres horizontes. Novus concepta. Sitio web: https://www.novusconcepta.com/resumen-de-libro-tres-horizontes-ruta-de-esperanza/

128 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo